viernes, 18 de octubre de 2013

Hello, goodbye (a mi amigo Ignacio)

Hace pocas semanas, en mi viaje al Caribe, me encontraba toando un taxi para hacer la visita a las obras en donde nos encontramos realizando trabajos para uno de nuestros clientes. La curiosa variedad de modelos, colores y tamaños de este tipo de transportes que transitan en estas calles es algo que siempre recuerdo con singular simpatía. En esa oportunidad conseguí hacerme con uno bastante grande y de color azul, tenía una inscripción en el típico "spanglish" que ponía "Mi tractor blue", suponía yo que por el basto y colorido diseño  de semejante vehículo, típico de los 60´s. Dentro un joven delgado de carácter amable me daba la bienvenida de forma efusiva: "Hola" dijo, y me invito a tomar asiento.

El acabado de interior en madera me llamó la atención, estaba bien cuidado en comparación al resto del vehículo. Me senté y acomodé. El suave roce de mis dedos en el pulimentado de la madera me daba una sensación de tranquilidad, la cual se interrumpía por la charla ávida de nuestro chófer de turno. El tema del día: la crisis.

¿Qué crisis?, cuestionó el muchacho. Para él, tal situación no existía y esto se debía a que su forma de vida era el día a día, lo cual conlleva a la supervivencia, el subsistir diario. Estaba ante un erudito en la materia. ¿Cuál crisis?.

Me relató una serie de anécdotas cada una más interesante que la otra. No podía creer que a tan temprana edad, una persona hubiese pasado por tanto y lo más sorprendente aún, que haya sobrevivido y que me lo contase, no de manera soberbia ni arrogante, sino con total humildad, como si tales acciones no tuvieran mayor connotación que la necesaria.

Recapacitaba y me daba cuenta que toda esa lección de vida que estaba recibiendo hace que las personas estén preparadas para situaciones extremas y que puedan no sólo sortearlas sino superarlas de manera creativa, porque a falta de recursos el ingenio toma un protagonismo importante y a este muchacho le sobraba. Su falta de egoísmo le hacia difundir todas estas historias, es decir un master de vida.

Tengo 60 años, me lo repito todos los días desde que los cumplí. Aún tengo mucho que aprender y mucho que enseñar. Lo que me ha dado la vida, y que agradezco, es la capacidad de asimilar y de luego dar. En esta época que denominamos crisis hay personajes que ven esta situación de forma diferente, no son pesimistas o alarmistas, ni exageran de falso positivismo, sino que toman la vida como viene y la supera, porque para eso estamos, para superarnos.

Llegue a mi destino, no sentí el tiempo pasar, entretenido con la charla solo me quedo recoger mis cosas, acariciar una vez más los acabados de madera, abrir la puerta y despedirme. Al otro lado, en la calle, otro cliente esperaba, o mejor dicho otro alumno. Mientras yo decía: "Adiós", nuestro amigo ya decía: "Hola".


José Tolosa Sanchis
Presidente
GRUPO MADEPLAX

Cuarenta y veinte

¿Quién se podría imaginar que una pequeña fábrica dedicada a la fabricación artesanal de persianas de madera pudiera convertirse en un grupo empresarial con más de 20.000 m2 de naves industriales y siete delegaciones alrededor del mundo?

En el año 1968, un par de jóvenes veinteañeros, a los que conozco personalmente, tuvieron la capacidad de soñar, y de descubrir la oportunidad para cumplir ese sueño, porque como dijo un famoso escritor español, León Daudí: "Sólo es capaz de realizar sus sueños el que, cuando llega la hora, sabe estar despierto", y desde ese momento hasta ahora, han pasado cuarenta años y contando.

Porque cumplir cuarenta se ha convertido, en los tiempos de hoy, en todo un pecado más que una bendición, un pecado divino debido a que atenta contra toda razón lógica: vivir - o más bien dicho sobrevivir - tanto tiempo, sin que las ganas de hacerlo hayan mermado en lo más mínimo, porque lo último que se pierde es la ilusión y la esperanza, una máxima que ha sido durante mi vida una voz interna de exaltación.

Cumplir cuarenta años, para una empresa, es llegar a ser toda una institución. En los primeros años aún puedes culpar a la inexperiencia, rehacer las cosas, ser más inconsciente y arriesgado porque la ilusión de empezar nos hace creer que podemos ganarlo todo. Pero después de los cuarenta adquirimos la conciencia plena de que todo en la vida llega a su fin, que toda acción tiene su consecuencia, pero a la vez nos sentimos más fuertes, más maduros, más concretos y más interesantes.

A los cuarenta te viene una interrogante: ¿Elegir o aceptar?. El mercado es un vaivén de oportunidades y existen muchas empresas dispuestas a cazarlas, pero el saber que uno es capaz de cumplir con todas sus obligaciones, te da una garantía. Porque aún quieres gustar a todos, pero eso solo se hace cumpliendo y superando las expectativas que tienen de ti y que con los años son aún mucho mayores.

Cumplir cuarenta es comenzar la segunda etapa de toda una vida, es darle paso a lo realmente importante, es no cortar leña para el fuego sino encenderla y que disfruten de su calor. Es encontrarle la punta al ovillo, desenmarañar el caos, entender qué figura se estuvo armando en tantos frentes dispersos dar un paso integrador fundamental, que aporta velocidad, ligereza, alivio y felicidad.

Es inevitable volver la vista atrás y rememorar el comienzo del presente, el tiempo invertido, los sentimientos encontrados, la salud, pero en especial el hecho de que cumplir un sueño hay personas a tu lado que están dispuestas a sacrificar los suyos para sacar todo adelante y se convierta en una realidad palpable, porque el colofón final a todo esto es que tus sueños en algún momento pasan a ser el de otras personas y eso es lo que te hace pensar que tanto esfuerzo vale la pena.

Han sido muchos años dedicados, momentos en los que nos sentimos satisfechos por el trabajo bien hecho, en los cuales nos hemos implicado totalmente, y que cuyo proceso, nada sencillo, nos ha exigido al máximo, sacando lo mejor de nosotros y anteponiendo en muchos casos el trabajo bien acabado a los resultados económicos.

Este año, acabo de cumplir los sesenta, es decir que son cuarenta los que le he dedicado al Grupo, a los clientes, a los trabajadores, a los proveedores y a todos los que han tenido cualquier tipo de vínculo con la empresa.

A todos ellos no me queda más que agradecerles sinceramente, porque son ellos los que han sido capaces de que el GRUPO MADEPLAX cumpla cuarenta años, y que tengo la certeza de que serán muchos más.

¿Quién se podría imaginar que una pequeña fábrica dedicada a la fabricación artesanal de persianas de madera pudiera convertirse en un grupo empresarial con más de 20.000 m2 de naves industriales y siete delegaciones alrededor del mundo?. Un soñador, que aún sigue soñando.


José Tolosa Sanchis
Presidente
GRUPO MADEPLAX

jueves, 17 de octubre de 2013

Meta... morfosis

Todo cambio dentro de una empresa es siempre difícil debido en gran parte a que existen hábitos arraigados que "cuestan" modificar pero que es necesario hacerlo si se quiere llegar a un objetivo. Estas costumbres, que no son malas ni buenas, resultan en muchos casos obsoletas y no aplicables en la actualidad, llegando a convertirse en barreras que impiden el crecimiento de cualquier compañía.

El primer paso para realizar cualquier cambio está en tomar la decisión para hacerlo, previo a ello, los factores externos e internos son determinantes para saber que camino seguir, el cual nos llevará al fin deseado.

Días atrás aprendí de una persona muy especial para mí la capacidad que tiene el ser humano para cumplir cualquier meta, aunque esta pareciese imposible.

Llegando a casa, luego de uno de mis viajes de negocio al Caribe, sentí el ambiente algo más movido que lo de costumbre, supuse con acierto que mi nieta se encontraba dentro, y pronta fue mi alegría al comprobarlo. Mi cansancio desapareció de forma inmediata y procedí a abrazarla, a ella y a sus acompañantes, dos amigas con las que compartía momentos lúdicos en los que las sonrisas y risas estaban a la orden del día.

Mientras jugaban, pude observar folios de papel y lápices de colores en la mesa, motivo por lo cual pregunté a que se debía la presencia de tanto material didáctico. Las tres me respondieron que iban a participar en un concurso de dibujo, de los que suelen organizar en el colegio, a lo que sentencié: "Supongo yo que lo ganarán".

De pronto una de ellas se me acercó y me dijo: "Yo sé que mi dibujo pasará a la final, quizás no gane pero lo importante es participar. Le sonreí muy tiernamente y le respondí: "Me parece bien".

Otra de sus compañeras, al escuchar la respuesta ofrecida por su amiga me dijo con más autoridad: "Yo me esforzaré mucho, se que quedaré entre las primeras". Sorprendido exclamé: "¡Muy bien!".

En eso siento que mi pequeña me abraza por detrás y me dice: "Yayo, yo ganaré ese concurso". Muy orgulloso, la subí a mi regazo y le dí un beso.

Al soltarla, las tres se sentaron en la mesa y prontamente se pusieron a dibujar.

Pasaron los días, y durante otro de mis viajes, llame a casa para enterarme de algún acontecimiento. Al ponerse mi esposa, y antes de poder saludarla me dijo: "Sabes que tu nieta ganó el concurso de dibujo". de pronto recordé lo ocurrido días atrás.

Me embargo el orgullo y la felicidad, pero entre tantos sentimientos se me ocurrió preguntar por el resultado de sus otras dos compañeras que compartieron lugar de trabajo. Me sorprendí al saber que una de ellas había logrado el segundo puesto y la otra a pesar de no ganar recibió una mención honorífica. Ese día me quedé pensando, y al día siguiente, así hasta volver a casa.

En el GRUPO MADEPLAX nos hemos impuesto un nuevo objetivo, una meta. Llegar a ella nos llevará mucho sacrificio, quizás tengamos que varios muchos procedimientos y actitudes. Quizás tendremos que dedicarle muchas horas y ganas a lo que estamos haciendo y lo que queremos llegar a ser. Pero de algo estoy muy seguro, si todos los que trabajamos día a día en este centro estamos seguros de alcanzar la misma meta, y estoy convencido que así es, entonces definitivamente lo lograremos.


José Tolosa Sanchis
Presidente
GRUPO MADEPLAX


Pequeño detalles

Luego de finalizar el trabajo diario, me tomo el tiempo necesario para realizar un pequeño repaso de las labores hechas a lo largo de la jornada, una especie de memoria que me da la posibilidad de ordenar criterios y estar preparado para afrontar los avatares del siguiente día.

Como en todo análisis se pueden observar los aspectos negativos y positivos de cada jornada. Definitivamente me satisface el saber que se realizan cosas buenas porque son parte de nuestros objetivos, pero por más que se intenta no todo puede salir como esperamos. Los problemas que se suscitan diariamente y del que es inevitable no preocuparse, representa el verdadero desafío, lo que nos hace ganar experiencia y mejorar nuestro nivel profesional, en especial cuando se resuelven con inteligencia y creatividad, lo que conlleva a la satisfacción personal.

En diversas oportunidades, cuando se finaliza algún trabajo, no nos quedamos enteramente satisfechos con el resultado aunque sea correcto, siempre pensamos en la posibilidad de mejorarlo, con ello se agudiza nuestro poder de observación, el que nos hace ver los detalles que podemos pulir y que harán que el buen trabajo se convierta en excepcional, que destaque y que marque el punto de diferencia y de referencia para nuestras posteriores tareas.

La mayoría de las personas somos capaces de ver con cierta facilidad los detalles externos de un producto, pero son pocos los que tienen la capacidad de poder percibir los internos, esto es lo que marca la diferencia entre adquirir un producto que parece bueno y otro que realmente lo es. La marca , precedida por la calidad de sus productos genera la confianza que tienen los clientes en la misma, la que debe asociarse directamente en la venta de un producto de calidad.

Pero los pequeños detalles no solo se encuentran en los elementos tangibles, sino también en el servicio que se le da al cliente, la preocupación que debemos tener para resolver de forma inmediata todas sus inquietudes y finalmente ofrecer el producto adecuando es lo que diferencia a una buena empresa.

Diariamente me esmero por desarrollar y mantener esta capacidad de conocer y reconocer la importancia de los pequeños detalles, tanto al darlos como recibirlos. Es por ello que da profunda alegría el saber que los productos que ofrecemos pasan por etapas en las cuales se observa hasta los más mínimos pormenores, tanto en el proceso de fabricación como en la atención. Damos un producto de calidad y a cambio recibimos la confianza y satisfacción de nuestros clientes.


José Tolosa Sanchis
Presidente
GRUPO MADEPLAX

La nobleza de la madera

¿Qué es lo que hace que la madera sea un material noble por excelencia?. En reiteradas oportunidades utilizamos la frase: "la nobleza de la madera" con el propósito de asociar una característica intrínseca a este material, se ha convertido de esta forma en una frase comercial y que normalmente es utilizada para mostrar la ventaja frente a cualquier cliente que debe elegir entre la madera y otros materiales que resultan ser alternativas y que cuentan con otros valores diferentes a la palabra nobleza.

¿Qué significa que la madera sea un material noble?. Existen diversas y muy variadas definiciones de la palabra noble, pero hay una que me llama especialmente la atención y nos podría ayudar a comprender el significado asociado a la madera, y es la siguiente: "destacado y sobresaliente por su valor o por su calidad".

¿La madera es entonces el único material destacado por su valor o calidad?. Esto marginaría al resto de materiales lo cual no sería nada justo. Hay muchos y muy buenos materiales, durante mi vida profesional los he conocido todos pero a mi parecer la madera no es insustituible pero si inigualable.

¿Son nobles todas las maderas?. Para contestar a esta pregunta primero terminaré de aclarar porque la madera es noble. La nobleza supone que se trata de un material del que sabemos como se va a comportar cuando realizamos un tratamiento, por esto mismo podríamos decir que existen maderas más nobles que otras, que se adaptan mejor a las necesidades de quienes las trabajan.

¿Cómo se conoce el comportamiento de la madera?. En este caso la pregunta podría variar de "como" a "quien" y son definitivamente los carpinteros quienes tienen la capacidad de conocer como se desenvuelve la madera ante diversas situaciones, quizás es por esto por lo que se les conoce a los carpinteros como maestros ya que en realidad lo son.

¿Son nobles todas las maderas?. Siempre se ha dicho definido como madera noble a las maderas frondosas debido a su mayor adaptabilidad. El roble siempre se ha definido como la madera más noble. Pero gracias al profesional de la madera, muchas de estas se han ido adaptando a las necesidades de las personas, quizás con mayor trabajo, pero eso definitivamente es lo que le da vida a los carpinteros, el trabajar con la madera.

Siempre me he cuestionado si verdaderamente la madera es noble por se madera, o es gracias a la nobleza de quien la conoce y la trabaja. He tenido la suerte de trabajar hasta el día de hoy con personas que considero eruditos en la materia y nunca dejan de sorprenderme. Sinceramente, tengo la certeza de que son ellos quienes con su nobleza, y profesionalidad, permiten que la madera sea considerada un material noble e inigualable y esto último no admite, creo yo, ningún cuestionamiento.


José Tolosa Sanchis
Presidente
GRUPO MADEPLAX

La mejor selección

Muchas veces, amigos y clientes que están interesados en realizar alguna compra me preguntan cual es la mejor madera , esperando que la respuesta sea única, pero nunca es así.

"La mejor madera" depende ante todo de la utilidad que se le dé a la misma, ese es el motivo por el cual me es imposible sugerir solo una. A esto hay que agregar también los gustos que tenga cada persona y el ambiente donde la materia sería aplicada. Tomando en consideración todos estos factores la elección de la "mejor madera" resultará mucho más fácil.

Conocer las variedades de madera más utilizadas siempre es importante para poder ayudar al cliente a elegir entre una gran cantidad de variedades.

Además, dentro del proceso de selección de madera, las tendencias marcadas por la moda, así como los estilos preferidos por el cliente resultan determinantes a la hora de decidir. En este sentido las maderas tropicales procedentes de África, Asia y América tienen mayor demanda por parte del usuario final. Sus colores vistosos y el ambiente exótico que ofrece son, de hecho, algunas de las características que hoy por hoy son muy apreciadas.

Pero existe un factor muy importante y que no puede ser dejado de lado, me refiero al presupuesto con el que cuenta cada cliente a la hora de solicitar algún tiempo de madera. Por esto, conseguir el producto adecuado es factible siempre y cuando el comprador se deje asesorar, así podrá obtener un material que cumpla con sus expectativas y compense su inversión.

Cuando nos decantamos por la madera, debemos considerar que con un adecuado mantenimiento, su vida suele ser muy duradera. Los buenos muebles fabricados en antaño son actualmente utilizados gracias a que muchos de ellos son cuidados y pasan de generación en generación adquiriendo un valor incalculable.

Mi pasión por la madera nació precisamente gracias a mis abuelos, quienes tenían una vieja mecedora, fabricado con tan noble material, lugar de reposo en mis épocas infantiles después de largas horas de actividades propias de un niño y actualmente de tranquilidad y sosiego tras una intensa jornada laboral.

Podrá observar estimado lector que no he mencionado ninguna madera en la redacción de este escrito, quizás porque para mí todas son buenas y cada una tiene un valor especial. Al final, como en todo lugar, usted tendrá la última palabra.


José Tolosa Sanchis
Presidente
GRUPO MADEPLAX

Cuestión de tiempo... y de esfuerzo

Quien se iba a imaginar que de un pequeño negocio iniciado en el año 1968, dedicado a la venta e instalación de persianas de madera, iba a surgir un grupo empresarial grande y sólido.

Han sido 39 años de lucha constante, de cambios, de adaptación a las exigencias del mercado, de mejorías, de tropiezos también pero con una gran capacidad de levantarse y continuar, de aprender día a día y de cada una de las personas que han pasado por esta empresa, de recuerdos y nostalgias y de mucho más.

Como una semilla que brotó y creció, así es Madeplax. Hicieron falta muchas manos para regarla y otras para que creciera recta y fuerte y el hecho de verla desarrollarse hace que todo esfuerzo haya valido la pena.

Y fue así como hace 25 años nació la empresa de madera, fruto del trabajo de muchas personas, que año tras año ha ido madurando y que hoy en día es toda una realidad, dando paso así a otras empresas.

Muchas son las personas que han pasado por Madeplax, las que creyeron en nuestro proyecto, sacrificando horas para sacarlo adelante, dando lo mejor de sí, alegrándose en los buenos momentos y en los no tan buenos han redoblado esfuerzos superando así los momentos difíciles, aquellos que hacen a la grandes empresas.

También están aquellas personas que nos dejaron, pero que sus recuerdos y enseñanzas perduran y se mantienen intactas en cada uno de los miembros del Grupo.

Desde estás líneas quiero agradecer de forma especial a la Sra. Carmen Valero y el Sr. Ángel de Pedro, quienes concibieron la idea inicial y que participaron en el desarrollo y crecimiento de la misma.

Madeplax es un grupo empresarial que se ha ido fortaleciendo año tras año gracias a los diversos acontecimientos que han ocurrido a su alrededor y de los cuales ha intervenido directa e indirectamente, y que ha ayudado a consolidar una ideología empresarial, que está resumida en una sola frase: "Un servicio completo en un único centro".

En este año 2007 recuerdo con cierta nostalgia épocas anteriores y me viene a la mente una pregunta, la misma que me han estado haciendo desde 1968: "¿A qué se dedica Madeplax?.

La respuesta es fácil y sencilla (aunque la aplicación de esta requiera mucho esfuerzo), la misma que he dado durante estos 39 años: "Nos dedicamos a nuestros clientes".


José Tolosa Sanchis
Presidente
GRUPO MADEPLAX