jueves, 17 de octubre de 2013

La madera en nuestra vida diaria

No existe mejor lugar para descansar que el propio hogar. Uno sabe que al abrir la puerta de su casa le esperan los mismos y acogedores elementos de siempre: el suelo, la pared, el techo, los cuadros, la mesa, el sofá, el sillón... la sensación de protección que la persona siente resulta necesaria.

Pero el descanso es solo temporal, las labores diarias que demanda un hogar son una obligación que produce la ruptura en el concepto que encierra la palabra relax.

Existen también otros lugares, que quizás no son nuestros hogares pero que los reemplazan en cierto sentido. En mi trabajo el viajar se ha hecho una constante, los hoteles se han convertido en un segundo hogar y me satisface saber que en muchos de ellos la participación del GRUPO MADEPLAX ha sido importante. Siento un gran orgullo al abrir una puerta fabricada por nuestra empresa, el pisar un suelo instalado por nosotros o descansar en uno de nuestros mobiliarios; pero la satisfacción es mayor cuando son otras personas las que los disfrutan.

En todos los viajes la oportunidad de conocer el país nunca pasa desapercibida y nada mejor que un mercado para conocer a la gente y sus costumbres. La verdad es que tengo una ligera preferencia por los mercados típicos que por los centro comerciales modernos, sin embargo en estos últimos me gusta observar sus estructuras, los detalles de construcción y de diseño interior. En muchos de los que he visitado la madera tiene una participación fundamental para proveer de personalidad y estilo a la tienda y a la marca que representa. En los mercados típicos, la comunicación con las personas es mucho mayor y por supuesto que las artesanías propias de cada país despiertan mi interés, en especial las que son realizadas en madera. 

En una oportunidad, la nostalgia y el capricho me hizo comprar un pequeño muñeco hecho de madera de roble blanco, finamente tallado, pulido y barnizado. La realización artesanal del mismo y el material con el que estaba fabricado le daban estilo a este curioso objeto.

Frente a diferentes océanos he tenido la oportunidad de tener reuniones de negocio, el ambiente de libertad e inmensidad que da el mar es indescriptible y brinda tranquilidad y paz. Pero los elemento que conviven con el tienen igual importancia. Bungalows  mobiliarios de playa, los botes y las barcas, todos hechos de una gran variedad de tipos de madera, complementan el impresionante paisaje.

De vuelta al hogar, te esperan los mismos elementos de siempre, el trabajo, la fábrica, las dificultades diarias que hay que ir sobrellevando y resolviendo. También está el fastuoso mar mediterráneo, los hermosos campos de cultivo de naranja, que son parte del paisaje, tu gente y en especial tu familia, con quien compartes todas tus nuevas experiencias. 


José Tolosa Sanchis
Presidente
GRUPO MADEPLAX