jueves, 17 de octubre de 2013

La mejor selección

Muchas veces, amigos y clientes que están interesados en realizar alguna compra me preguntan cual es la mejor madera , esperando que la respuesta sea única, pero nunca es así.

"La mejor madera" depende ante todo de la utilidad que se le dé a la misma, ese es el motivo por el cual me es imposible sugerir solo una. A esto hay que agregar también los gustos que tenga cada persona y el ambiente donde la materia sería aplicada. Tomando en consideración todos estos factores la elección de la "mejor madera" resultará mucho más fácil.

Conocer las variedades de madera más utilizadas siempre es importante para poder ayudar al cliente a elegir entre una gran cantidad de variedades.

Además, dentro del proceso de selección de madera, las tendencias marcadas por la moda, así como los estilos preferidos por el cliente resultan determinantes a la hora de decidir. En este sentido las maderas tropicales procedentes de África, Asia y América tienen mayor demanda por parte del usuario final. Sus colores vistosos y el ambiente exótico que ofrece son, de hecho, algunas de las características que hoy por hoy son muy apreciadas.

Pero existe un factor muy importante y que no puede ser dejado de lado, me refiero al presupuesto con el que cuenta cada cliente a la hora de solicitar algún tiempo de madera. Por esto, conseguir el producto adecuado es factible siempre y cuando el comprador se deje asesorar, así podrá obtener un material que cumpla con sus expectativas y compense su inversión.

Cuando nos decantamos por la madera, debemos considerar que con un adecuado mantenimiento, su vida suele ser muy duradera. Los buenos muebles fabricados en antaño son actualmente utilizados gracias a que muchos de ellos son cuidados y pasan de generación en generación adquiriendo un valor incalculable.

Mi pasión por la madera nació precisamente gracias a mis abuelos, quienes tenían una vieja mecedora, fabricado con tan noble material, lugar de reposo en mis épocas infantiles después de largas horas de actividades propias de un niño y actualmente de tranquilidad y sosiego tras una intensa jornada laboral.

Podrá observar estimado lector que no he mencionado ninguna madera en la redacción de este escrito, quizás porque para mí todas son buenas y cada una tiene un valor especial. Al final, como en todo lugar, usted tendrá la última palabra.


José Tolosa Sanchis
Presidente
GRUPO MADEPLAX